#PerroYayoAutónomoMineroFuncionarioFlauta

Decía Schopenhauer que toda verdad pasa por tres fases: primero es ridiculizada, después recibe una violenta oposición y finalmente es aceptada como evidente. Aplicado a la verdad que hoy está en boca de todos (sistema de especulación finaciera antepuesto a las necesidades humanas), nos encontramos con que, del ridiculizado perroflautismo hemos pasado a la preocupación de los gobernantes por la indignación de cada vez más ciudadanos.

 El perro-yayo-autónomo-minero-funcionario-flautismo ya no les hace tanta gracia, y aparece el desprecio como vínculo de unión entre la fase de ridiculización y la fase de violento rechazo, que se hace patente con (des)calificaciones como “antisistema radicales de izquierda” —toma ya, se las trae el calificativo—, mientras se busca la manera legal de poder aplicar ley antiterrorista a todo aquel que no quiera digerir las infumables medidas. Medidas que si funcionan, traerán más recortes, porque funcionan, y si no funcionan, traerán más recortes también, porque serán insuficientes, hasta que funcionen.

 Hoy, 19 de Julio de 2012, los ‘cuatro perroflautas‘ volveremos a tomar las calles, y a recibir algún que otro golpe, que lejos de amedrentar, servirá para infundir fuerza.