Estados globalizados

Imagen: Public Domain «Dicen que cuando se acerca la hora de la muerte uno empieza a creer en Dios. A mí me pasa todo lo contrario, cada día que pasa tengo más pruebas de que Dios no existe. Lo que existe es la religión y en su nombre se cometen las mayores atrocidades del mundo.» Narco en el tema Tu Dios de madera del disco Talego pon pon (1999)….

Leer más

Aldeas globalizadas

Maximizar incondicionalmente el beneficio pasa necesariamente por minimizar la protección social con los riesgos epidémicos (en todos los entornos) que ello significa, y que importan poco o nada en la cultura del «coge el dinero y corre» mientras te cubren con ruido los medios de inoculación y distracción de infantiles masas. La multiplicación del capital desconocedor de fronteras y nacionalismos, ajena a la legitimidad transaccional, disfruta del momento de…

Leer más

«La guerra primitiva»

Los libros de historia están repletos de detalles de guerras emprendidas para controlar rutas comerciales, recursos naturales, mano de obra barata o mercados de masas. Las guerras de los imperios modernos pueden ser lamentables, pero no son inescrutables. Esta distinción es básica para la «detente» nuclear actual, que se funda en el supuesto de que las guerras implican algún tipo de equilibrio racional de ganancias y pérdidas. Si Estados…

Leer más

Zumbido desfasado

Imagen: Dominio público. Anónimo de Rávena «Parece imposible que un gobierno dirigido por los mejores ciudadanos no sea excelente, no debiendo darse un mal gobierno sino en Estados regidos por hombres corrompidos. Y recíprocamente, parece imposible que donde la administración no es buena, el Estado sea gobernado por los mejores ciudadanos. El principio esencial de la aristocracia consiste al parecer en atribuir el predominio político a la virtud;…

Leer más

Nuestro ello

Compromiso y garantías para los palos ideológicos Dicen que nuestro ego, el de —por llamarlo de una forma lo más internacionalista posible, aunque probablemente pasada de milenio— los progresistas, es demasiado grande. Puesto que no me identifico con los dogmas oficiales del momento, ni con el ritmo de prosperidad social, puedo manifestar: esa suerte que tenemos. Y digo suerte porque considero que en el actual escenario cambiante sería una…

Leer más

«Mein glaube», el de Hesse

Cierto es que había muchos otros en mi misma situación; no estaba solo, a mi alrededor abundaban los hombres cuya vida entera era una lucha, una violenta afirmación del Yo contra el mundo circundante; para ellos la idea de la unidad, del amor, de la armonía resultaba extraña y absurda, porque toda la religión práctica del hombre consistía en una exaltación del yo y su lucha. Pero solamente los…

Leer más

«El ángel sombrío»

I2 de diciembre de I452 Hoy os vi y os hablé por primera vez.  Fue algo semejante a una conmoción sísmica. Todo en mí pareció trastocarse. Las losas de mi corazón se abrieron y mi naturaleza me pareció ajena.  Tenía cuarenta años y creía haber llegado al otoño de mi existencia. Había llegado lejos, conocido mucho y vivido varias vidas. El Señor me había hablado manifestándose de diversas maneras;…

Leer más

Florecer áureo y arrumacos gualdos

Publicación inspirada en un poema de Juan Ramón Jiménez, sobre una estación del año y un color, de cuyos nombres no queremos acordarnos a día de hoy en «esta nación tan vieja y tan admirable». Coincidiendo con el aniversario de la «Revolução dos Cravos» —también «O 25 de Abril». Mitras azafranadas anidaban los rascacielos; la noche era un llanto arpegiado con oros; un mísero acostar da morte. Para los…

Leer más

La Carta de la Tierra · Los Derechos del Planeta

L a   C a r t a   d e   l a   T i e r r aP R E Á M B U L O Estamos en un momento crítico de la historia de la Tierra, en el cual la humanidad debe elegir su futuro. A medida que el mundo se vuelve cada vez más interdependiente y frágil, el futuro depara, a la vez, grandes…

Leer más